La danza contemporánea

Mtro. Fernando Corzantes

Secretario Académico del Centro Nacional de Danza Contemporánea

“Definir la danza es pretender definir la vida”
Guillermina Bravo

 

Guillermina Bravo. Jorge Alcántara. 2015

El estado de Querétaro es reconocido como sede de la mesa central de las danzas de concheros. Cuentan las crónicas que la danza, como la conocemos hoy, comenzó a realizarse desde 1531, cuando se libraba una encarnizada batalla en el cerro del Sangremal entre los otomíes aliados al ejército español y los chichimecas, pueblo que se negaba a ser conquistado. En ese momento tuvo lugar un eclipse, se formó en el cielo una gran cruz y a su lado el Señor Santiago. Al ver esto, los españoles se postraron maravillados, seguidos de los otomíes y chichimecas gritando: «Él es Dios»; de ahí esta «frase» de batalla tan importante entre la comunidad conchera.
Los chichimecas comenzaron a danzar para demostrar su respeto y veneración. La danza nacida en lo que hoy es el templo de la Cruz dejó de realizarse durante muchos años; según el Capitán Heladio Aguillón, volvió a ser vigente hasta 1820. La danza se realiza principalmente durante la fiesta de la Santísima Cruz de los Milagros y tiene lugar en el mes de septiembre, sin embargo, hay otras fechas como la de El Señor de Esquipulas en febrero. Así Querétaro se caracterizó por las danzas de carácter religioso, como la danza de concheros en la capital queretana; la danza de pastoras en el municipio de Amealco; la danza de la shaja (tortuga) en Tolimán; la danza de shitaces en Amealco; la danza de apaches o de conquista en el Marqués; la danza de inditas en El Pueblito; entre otras.
En cuanto al baile, está la región de la huasteca de Querétaro, los lugares que conforman la Sierra Gorda. Sin duda alguna, el huapango está fuertemente arraigado no sólo en estas localidades sino en todo el estado. Las mazurcas (bailes de época) son otro tipo de bailes de arraigo, aunque no son exclusivos de Querétaro, al ser una manifestación que se dio a lo largo y ancho del país. El huapango arribeño es otro baile queretano que se comparte con los estados de Guanajuato y San Luis Potosí.
Al correr del tiempo y a partir de la segunda mitad del siglo XX, aparecieron dos formas nuevas de baile que se han integrado al ver y sentir de los queretanos, abriendo el espacio de «otra» danza escénica: la danza clásica o ballet y la danza moderna o contemporánea.

 

II
Pero ¿cuál es la danza contemporánea? La danza contemporánea puede explicarse como el resultado de la búsqueda de un espectáculo totalizador, teatral, en el que de forma cohesionada y equilibrada se mezclan y relacionan, si es necesario, la acrobacia, el ballet, la danza moderna, el jazz, el karate, etc. Se mezclan con el objetivo de obtener una forma artística que los incluya, si es requerido, por la necesidad artística.
La danza contemporánea nace a partir de desarrollo de la danza moderna, fenómeno ubicado hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Los estadounidenses Loie Fuller e Isadora Duncan, y los europeos Rudolf Von Laban y Mary Wigman consideraron que eran desmedidas las restricciones para expresarse en el ballet clásico y decidieron ir a las bases primitivas de la danza como manifestación orgánica del cuerpo y la mente, dejaron que el torso -como centro y eje emocional del cuerpo- originara el movimiento y que la pelvis -con su violenta acción- se incorporara a la totalidad cinética de la danza. Se investiga en la distorsión medieval y en todo ese pasado, se encuentran procedimientos y técnicas desarrollados siglos atrás, que fueron olvidados y oscurecidos en el Renacimiento.
La danza contemporánea atravesó diferentes etapas que dieron y siguen ofreciendo lugar a diversos estilos. En sus comienzos, la danza contemporánea fue impulsada por la necesidad de libertad. Rompió estructuras y negó la técnica. Más tarde, volvió a la técnica. Surgieron, entonces, las técnicas de lo que conocemos como danza moderna. Las transformaciones llegan hasta el abanico innumerable de estilos y diversas formas de entrenamientos que existen en la actualidad.
Desde los comienzos de la danza contemporánea, ésta se inclinó hacia dos extremos: o bien a la destreza y el preciosismo técnico, o bien a la expresión libre, el puro goce del movimiento. En medio, se despliega un sinnúmero de estilos no definidos, que combinan talento y creatividad pero que no acaban de aclarar sus rumbos y detienen su propio desarrollo. Lo que nos ofrece esta realidad es el lenguaje expresivo del cuerpo, más allá de la técnica y más allá de las aptitudes de orden físico. Existen sujetos que poseen, en sus cuerpos, una fuerza dramática que no guarda relación con sus posibilidades físicas. Esa fuerza dramática se evidencia en una cualidad de movimiento propio, que se proyecta en el espacio por medio de energía expresiva, un plus que otorga la presencia, un «algo más» que es difícil de explicar desde el campo racional.
La danza comienza a ser mirada a través de puntos de vista contemporáneos, observando en su temática una visión de matices psicológicos que la época y los conflictos sociales han puesto en evidencia; de la misma manera se expresa sobre la época que se vive, con una mirada hacia el pasado y el futuro, desde una perspectiva de presente. Las creaciones se resuelven por los caminos del expresionismo, del abstraccionismo y del surrealismo, es decir, se pone en consonancia con los experimentos utilizados en otras ramas de la cultura para expresarse en diferentes modos y estilos. Se explora, también, la capacidad de las nuevas tecnologías y los nuevos sistemas de iluminación teatral, y al utilizar los ideales del antiguo arte griego, se inspiran las formas más naturales de la danza.

 

III
Pero el aspecto sustantivo y diferenciador en la danza contemporánea es su técnica y de ésta podemos distinguir, a grandes rasgos, dos de ellas: la técnica Graham y la Cunningham.
Martha Graham estudió en la escuela Denishawn y creó su propia técnica en 1927. En su técnica, lo importante es sentir los movimientos. Se divide en trabajo de piso, de centro y de movimiento. Se caracteriza por la contracción y la relajación musculares para producir energía motora, el juego con el peso del propio cuerpo y el contraste de posiciones cerradas con abiertas.
La técnica Graham es la única técnica de danza moderna que tiene un lenguaje codificado para expresar todo el abanico de las emociones humanas y, está basada en los principios de la contracción y la relajación. Se enfoca en liberar las emociones mediante contracciones pélvicas y abdominales, la relajación al inspirar, los espasmos de los músculos, los estiramientos y tirones. El torso es el eje central en la expresión de las emociones. Las contracciones se inician en la pelvis. Los brazos, manos y piernas se usan para crear imágenes y para trasladarse en el espacio. La respiración juega un papel primordial, ya que la contracción y la relajación se coordinan con la respiración. La contracción se hace en la exhalación y la relajación se realiza en la inhalación. Otro rasgo importante es el contacto con el suelo, ya que se baila descalzo y los movimientos enraízan en el suelo, caen al suelo, se impulsan desde el suelo para saltar o se sacuden contra él.
El bailarín Merce Cunningham se separa de la compañía de Graham para crear la suya. Es la única persona que enseña esta técnica de manera pura, ya que no escribió sus ejercicios. Se enfatiza en una posición vertical y, en piernas y brazos elegantes.
A través de éstas técnicas, la danza contemporánea es la representación de la armonía natural por medio del movimiento y la expresión corporal. En la búsqueda de lo estético se consigue conocer al cuerpo en una dimensión diferente de la cotidiana: memoria muscular, ritmo, movimiento, expresividad, armonía cinética, etc. Como consecuencia se logra una buena salud, aumento de las capacidades físicas y memorísticas, mayor capacidad de concentración y la posibilidad de apreciar el arte de la danza contemporánea de manera global.
La danza es el reflejo de la armonía natural, la traducción del movimiento estético en ritmos, colores, sonidos y silencios. La danza contemporánea o moderna es un estilo creado para expresar sentimientos. Así como los sentimientos cambian, los bailarines contemporáneos deben cambiar constantemente.

 

IV
El desarrollo de la danza contemporánea en América Latina, con excepción de Cuba, en general no ha contado con un decidido apoyo gubernamental y su desarrollo se ha iniciado a partir de las influencias provenientes de los movimientos desarrollados en Estados Unidos y Europa. México cuenta con la tradición más antigua con la llegada, en 1939, de Ana Sokolow, quien compartió su conocimiento de la danza moderna norteamericana y conformó la primera compañía de danza moderna mexicana, la cual vinculaba el tema nacionalista a los principios universales de la nueva expresión en danza.
Paralelamente, Waldeen (von Falkenstein Broke) desarrolla un importante trabajo, a tal punto que en 1946 crea el ballet Waldeen, fundado por Guillermina Bravo y Ana Mérida. A estas dos mujeres, el gobierno encarga -en 1947- la creación y la dirección conjunta de la Academia de Danzas Mexicanas. En 1948, Guillermina Bravo funda el Ballet Nacional de México que, con el apoyo estatal, cimentó el desarrollo de la danza moderna mexicana teniendo como referente la técnica Graham por las visitas de maestros a la compañía y por viajes de profesores mexicanos a Estados Unidos. Entre 1950 y 1961, José Limón trabaja en México y realiza varios montajes y presentaciones. A partir de estos acontecimientos, es que la danza moderna y contemporánea instaura su desarrollo en México, no exento de vicisitudes.
Actualmente coreógrafos y bailarines de danza contemporánea trabajan desde diversas ópticas promoviendo estilos coreográficos, metodologías de entrenamiento y filosofías de vida, influenciadas por las circunstancias que la época les presenta. Asimismo, el uso de las nuevas tecnologías se ve reflejado en las propuestas multimedia y los productos artísticos que resultan de la fusión entre diferentes géneros artísticos y disciplinas profesionales.
Los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI nos presentan una gran variedad de propuestas y criterios frente a la creación artística en danza contemporánea, estableciendo un infinito de posibilidades para resolver los problemas fundamentales de entrenamiento y la creación en esta expresión artística.

Mtro. Fernando Corzantes: Histórico 

La gestión cultural en México
Fernando Corzantes 35.pdf
Documento Adobe Acrobat [4.0 MB]

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería