Ilustración: Jorge Alcántara

Nudos relacionales como procesos transversales  

M. en A. Siglinde Langholz

La práctica del anudar social en el campo artístico se percibe como un mecanismo que reúne un conjunto de matices conjugados dentro de las prácticas del pasado y del presente. Pone en primer plano la noción de que el nudo no es el que comienza y termina un proceso, sino que es un desenlace infinito que se utiliza para generar diversos comienzos y desdoblamientos en una práctica. El nudo puede ser visto como algo propositivo que genera rupturas para provocar aperturas a movimientos y practicas transversales. Jean-Luc Nancy cuestiona:

 

«¿Cómo pensar el nudo como algo que siempre debe de estar atado? […] El nudo: lo que no implica es ni interioridad ni exterioridad, pero que, el ser atado, sin cesar hace que el interior pase al exterior, cada uno en (o por medio de) del otro, el exterior-interior, va girando sin cesar sobre sí mismo sin volver a sí mismo […] la puesta-enrelación que supone a la vez la proximidad y la distancia, el apego y el desapego [...] heterogénea [...] conjunción disyuntiva ».(1)

 

La conjunción disyuntiva pone en primer plano la posibilidad de que el nudo, como una práctica repetitiva, pueda adquirir modos de relación que son heterogéneos (la experiencia del marinero, de la encajera y de la audiencia). Cuando pensamos y entramos a zonas e intervalos antes de crear el objeto, estamos en un proceso de lucha con lo que realmente ha tomado forma. Espacios y duraciones van girando con todo tipo de intensidades que aún no se han establecido en el proceso, por lo que el nudo está rodeado e inserto en dinámicas de tensión, velocidad y elasticidad, donde cada uno de estos eventos es heterogéneo. En resumen, el nudo puede ser una acción repetitiva pero el contexto, evento y proceso que lo rodean -y en los que están insertos- nunca serán los mismos. Por lo tanto, el nudo tendrá micro y macro heterogeneidades. Los nudos también son fuerzas y velocidades de movimiento diversas, con la posibilidad de unirse con otros eventos colectivos para crear procesos transversales.

Los movimientos, eventos y velocidades colectivas dentro y fuera del nudo conforman lo que llamo «espacios nudosos». Estos espacios están rodeados de sensaciones, regiones del pensar y la generación de un concepto, práctica u obra de arte es más penetrante. ¿Qué significaría si se invitara a otros a habitar y morar en estos espacios?, ¿permitiría un trabajo creativo o un concepto que de repente se torcería, giraría o se desanudaría en una nueva dirección?, ¿qué tipo de investigaciones o procesos podrían ser generados a partir de un quiebre?

Un espacio nudoso explora la composición y descomposición de eventos y prácticas con diversas intensidades generando y provocando zonas de enredamiento de mayor afectividad y un pensamiento que a través de las prácticas espaciales, auditivas, táctiles y de movimiento cruzan procesos lineales provocando procesos transversales. Forsythe enfatiza que «una vez que una costilla se estira, todo tipo de lugares-espacios se estiran y reaccionan».(2) Cada acciónespacio se estira de diferente manera y estos estiramientos, dilataciones y retracciones, se modifican. Cada espacio nudoso posee diferentes potenciales que se expanden como múltiples vectores o líneas de movimiento.

Deleuze describe el vector primeramente en términos de la línea del universo que atraviesa el esqueleto de un espacio, como «la áspera línea que une puntos singlares o momentos remarcables en la cumbre de la intensidad».(3) El vector conecta puntos o momentos, espacios y acciones que pueden ser singulares pero que, al relacionarse, se vuelven colectivos. Dentro de los vectores, cada acto es un espacio en acción o espacio nudoso que pasa dentro de otro espacio en acción, por medio de acciones que permiten el salto al siguiente espacio nudoso en movimiento. «Hay múltiples líneas de movimiento, potencialidades que pasan a través de ellas, juntas en sus diferencias de cada uno. Ese mover es menos un punto que un vector de nexos: un nudo dinámico diferencial de variaciones de potencialidades de sí mismo. Un medio de potencialidades de movimiento».(4)

Por medio de quiebres, torceduras, intensidades y movimientos, los espacios nudosos provocan sistemas alternativos en un proceso creativo. Estos sistemas se pueden palpar en Spurse (5), colectivo que está establecido en Nueva York y que se centra en la transformación social, ecológica y ética. Spurse trabaja para empoderar comunidades, infraestructuras y ecologías con herramientas y técnicas alternativas. Este colectivo abarca los campos de ciencia, arte y diseño utilizando métodos de inmersión únicos para coproducir nuevas ecologías, procesos en entornos urbanos, arte público, nuevas visiones experimentales y configuraciones expandidas de los espacio comunes.

Desde el planteamiento de lo urbano, este colectivo transgrede fronteras provocando y generando acciones transversales en el sistema social. La inteligencia colectiva del dominio público urbano y la ecología de su experiencia proyectan espacios nudosos comunitarios. Eat Your Sidewalk (Come banqueta), uno de los proyectos más recientes de Spurse, examina y pone en juego las relaciones de los espacios públicos como sistemas de alimento y producción del mismo. Este proyecto consiste en caminatas de forgage, término en inglés que significa forrajeo o la búsqueda extensiva de alimentos silvestres en su alrededor, lo que fomenta el desarrollo de formas alternativas para hacer frente a problemas socio-ecológicos mediante el desarrollo de prácticas emergentes de lugar, de los bienes comunes, las acciones de múltiples especies y urbanismo. Este proyecto está basado en la provocación y, la relación de lo social e intra-especies con el placer de comer. Este proceso se extiende más allá de nosotros, lo que incluye la participación activa de plantas, animales, historias, ideas y, prácticas sociales, políticas, y económicas. En Eat Your Sidewalk (Come banqueta), el colectivo colabora con estudiantes, amas de casa, profesores, científicos, entre otros, lo que propicia el surgimiento de nuevas soluciones y nuevos espacios dinámicos.

¿Cómo activar un movimiento artístico desde una perspectiva alternativa? El movimiento artístico no simplemente se localiza en algún espacio, está insertado en medio de acciones y potencialidades. A medida que el movimiento artístico se mueve y se activa dentro de los ecosistemas de los que forma parte, se convierte en tácticas de mediación, las cuales presencian la activación participativa emergente colectiva. Para provocar potencialidades y procesos emergentes creativos es necesario crear un corte para que surja uno nuevo. Durante la activación y proceso de los cortes, los flujos, eventos y técnicas pueden enredarse o desecharse quedándose con las acciones más flexibles y emergentes.

La perspectiva alternativa en el campo artístico se extiende a otros modos de percepción como es el olfato, gusto, tacto, oído y visión. Para Bergson(6) como para los teóricos de «la cognición corporal», la relación entre percepción -en sus modalidades- y la acción es también una relación que retorna y se esparce en diversos medios corporales. La correlación que existe entre la percepción corporal y los eventos alternativos generan un cruce de acciones que abre al pensamiento en diversos flujos. Estos eventos alternativos son procesos no lineales que surgen a partir de un quiebre dentro de la acción creativa.

Manning define «cada percepción: un pensamiento en acción. Cada acto: un pensamiento en germinación(7)». En este proceso de pensamiento hay un nexo generativo entre la acción, la percepción y la concepción, modulado desde la perspectiva de las potencialidades colaborativas. Estas potencialidades exploran la experiencia corporal como algo que diverge a otros procesos emergentes en nuevas formas de vida como por ejemplo la agricultura y apicultura urbana en techos de edificios y casas. Estos experimentos alternativos generan nuevas relaciones y sensaciones que se co-componen en la experiencia.

Así como es en el caso del proyecto Eat your Sidewalk (Come tú banqueta), en el que se activan nuevas formas de ver, hacer, sentir y actuar con el alrededor, este evento busca indagar el forraje dentro de zonas urbanas donde no existen sembradíos de maíz, en banquetas y sus alrededores que a su vez nos acercan a nuestros sentidos, movimientos, sensaciones y contextos; es en este momento cuando el lugar cobra vida. Este minucioso acercamiento permite darnos cuenta de que existen otras ecologías, especies y procesos en el recorrer. En este punto, una nueva forma de colectivo transversal comienza a formarse.

En el recorrer-forraje se debe estar dispuesto a negociar y a colaborar con personas, plantas, insectos, animales, hábitats, prácticas, ecosistemas e ideas. Se entra en un diálogo alternativo y complejo a través de especies que conforman nuestro contexto compartido. En este proceso generativo es en el que las diferentes especies que colaboran interactúan entre la acción, percepción y la concepción provocando potencialidades emergentes colaborativas. Este proceso creativo y de colaboración permite evolucionar habilidades de búsqueda de alimento a la permacultura(8), jardinería urbana, la conservación de alimentos, fermentación, entre otras prácticas. Las diferentes especies y colaboraciones en una práctica, evento o proceso con el tiempo van co-evolucionando y co-componiendo nuevas especies e interacciones relacionales para una visión alternativa del mundo.

Cuando existe cooperación en una colaboración a pesar de las diferencias, la cosa o el proceso se convierte en otro proceso o cosa que transgrede límites, crea un movimiento transversal que hace que cada quien se mueva de forma diferente en las dinámicas creativas sociales. Nuestros movimientos en una colaboración (pequeña o grande) se vuelven más activos. Las fuerzas que nos rodean están en sintonía relacional y nos vamos cocomponiendo en la experiencia con configuraciones colectivas. A esta extensión, que abarca las relaciones sociales y la subjetividad humana, así como las co-composiciones ecológicas, es a lo que Guattari llama la expansión de una nueva forma de capitalismo y un nuevo enfoque sobre la ecología que se encuentra entre las diferencias entre todos los sistemas vivos(9). Estos sistemas son capaces de abrir un campo de relación o una ecología emergente, tal que puede activar las condiciones para la interacción continua que mantiene la vida en el proceso de autoinvención.

Los espacios nudosos juegan como agentes de flexibilidad con actos de libertad, ya que su comportamiento es variable y elástico, lo que conlleva a que estén en constante fusión y bifurcación del movimiento transversal. El movimiento, según Erin Manning, es el «campo de movimiento de movimientos, la fuerza virtual del movimiento a medida que atraviesa y se insinúa en todos los desplazamientos actuales, en todas las formas tomadas y ecologías de la vida-viviendo»(10). Los movimientos, flujos, quiebres y su sintonía con procesos, eventos y objetos se van co-componiendo con sus tendencias a la forma. Esta capacidad del evento transversal colectivo crea otras conexiones con otros cuerpos que alteran el campo de lo que «yo» puedo ser, es decir, lo que está por encima de sí mismo. Hay una infinidad de tendencias para la forma y estás se incrementan en cualquier movimiento-evento dado. Estas tendencias a la forma están en una modulación continua tendiendo a sintonizar movimiento durante su realización.

La clave para explorar el potencial del movimiento transversal no es negar estos casos de retorno a la forma, pero tomar conciencia de que todos los traslados en última instancia van más allá de lo que parece ser en centro del movimiento: yo(11). El movimiento colectivo es un nudo dinámico que implica transformaciones alternativas de sí mismo. Esta transformación ocurre en la actualidad, pero si nos preguntamos ¿cuál será la próxima conexión hacia el exterior?, no puede ser vaticinado por la extrapolación de las leyes físicas. En el sistema de suspensión se acentúa el estado de transformabilidad y de proposición. En esta hiperconectibilidad, al generar rupturas, el sistema vacila generando despliegues propositivos en movimientos y practicas transversales. Los cortes o quiebres transversales activan procesos y técnicas emergentes, cuyas potencialidades provocan nuevos despliegues y nudos relacionales en diferentes niveles de los procesos y sistemas alternativos.

1 Jean--Luc Nancy. (2006). Multiple Arts: The Muses II. Stanford University Press. Pp. 111.

2 Forsythe, William. (2011). Forsythe Company Rehearsals. Bockenheimer Depot, Frankfurt. Pp. 10.

3 Deleuze, Gilles. (2001). Cinema 1: The Movement Image. Mansell. Pp. 80.

4 Manning, Erin. (2014). Thought in the Act. University of Minnesota, Minneapolis. Pp. 40.

5 www.spurse.org

6 Bergson, Henri. (2002). The Idea of Duration. Continuum, London. Pp. 49.

7 Manning, Erin. (2014). Thought in the Act. University of Minnesota, Minneapolis. Pp. 25.

8 Rama del diseño ecológico, diseño ambiental que crea arquitectura sustentable y sistemas regenerativos agrícolas.

9 Guattari, Felix. (2008). The Three Ecologies. Bloomsbury Academic.

10 Manning, Erin. (2014). Thought in the Act. University of Minnesota, Minneapolis. Pp. 41.

11 Manning, Erin. (2014). “Wondering the World Directly or, How Movement Outruns the Subject”. Concordia University, Canada. Pp. 5.

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería