¡Serendipia! Warfarina

La warfarina es un medicamento anticoagulante de uso común, recetado para la prevención de la formación de trombos y émbolos, cuya aplicación clínica en humanos fue aprobada luego de un suicidio fallido y décadas de estudio relacionado con la medicina veterinaria.

 

La historia inició en la década de los 20 del siglo pasado, cuando el ganado vacuno en EE.UU. y Canadá comenzó a morir a causa de hemorragias incontrolables, internas y externas, sin razón aparente. Fue un año después cuando el patólogo canadiense de la Escuela Veterinaria de Ontario, Frank Schofield, resolvió el misterio al observar que sólo las vacas alimentadas con heno de «trébol de olor» enmohecido morían desangradas, lo que le llevó a descubrir la propiedad anticoagulante de la planta. El padecimiento fue llamado «enfermedad del trébol de olor».

 

La solución tardó en ser descubierta un poco más, fue en 1929 y estuvo a cargo del veterinario estadounidense de la Estación de Agricultura Experimental de Dakota del Norte, Lee M. Roderick, quien confirmó que al alimentar al ganado con heno libre de moho, éste no enfermaba; al tiempo que recomendó transfusiones de sangre de animales sanos a aquellos que ya presentaban la enfermedad para curarlos.

 

Las prácticas recomendadas se popularizaron y la alerta sanitaria terminó… al menos hasta 1933, cuando la crisis económica impidió la prevención de la enfermedad. Éste fue el caso del granjero estadounidenses, Ed Carlson, quien preocupado por la muerte de varios de sus animales y en medio de una fuerte tormenta, acudió a la Estación de Agricultura Experimental de Dakota del Norte con muestras de sangre y heno para su análisis.

 

Es en este punto de la historia que se presentó la primera serendipia: el sitio estaba cerrado pero Ed Carlson perseveró en su intento por encontrar respuesta y lo consiguió, cuando encontró al químico agrónomo, Karl Paul Gerhard Link, quien permanecía solo trabajando en el Laboratorio de Bioquímica. Link no tenía experiencia alguna con la enfermedad, no obstante, al conocer los trabajos de Schofield y Roderick, dio el consejo pertinente al granjero.

 

El encuentro no satisfizo a Carlson, que imposibilitado económicamente para realizar transfusiones a sus vacas, partió resignado. El descontento también invadió a Link dando inició al estudio que permitiría el aislamiento y caracterización del agente hemorrágico. El logró fue alcanzado en 1940, junto con sus colaboradores, y fue patentado un año después con el nombre de dicumarol.

 

Entusiasmado por el tema, Link continuó su búsqueda por anticoagulantes más potentes con base en la cumarina; compuesto químico presente en las plantas que, por su interacción con varios hongos, se transforma en el anticoagulante natural dicumarol. Su intención: emplearlo como raticida.

 

Así, fue que en 1945 descubrió el WARF-42 o warfarina, cuyo nombre nació de la unión del grupo patrocinador y de trabajo Wisconsin Alumni Research Fundation y de la terminación -arina, por su precursor cumarina. El producto fue patentado en 1948 por la WARF y popularizado ampliamente.

 

Al ser insípida e inodora, la warfarina fue un producto eficiente en el combate de plagas de ratas, ya que al ser mezclado con alimentos a manera de cebo, los roedores se alimentan de ella recurrentemente hasta acumular la dosis letal (1 mg / kg / día durante seis días). Actualmente su empleo ha ido en descenso, debido al desarrollo de resistencia por los roedores a este compuesto.

 

La serendipia por demás importante sucedió en 1951, cuando un soldado estadounidense intentó suicidarse con warfarina, bajo el supuesto de que si mataba a las ratas, lo mataría a él. Sin embargo, el soldado no murió y recuperó su salud completamente. ¡La warfarina era inocua para los humanos!

 

Los estudios para su empleo terapéutico en humanos inició de inmediato, encontrándose que su propiedad anticoagulante era superior al dicumarol; lo que permitió la aprobación de su empleo clínico en 1954, siendo uno de sus primeros receptores el presidente estadounidense Dwight Eisenhower en 1995, tras sufrir un infarto al miocardio.

 

Los suavemente útiles tripulantes de las misiones espaciales

L.P.C. Julieta Espinosa

Los costos de la transición energética

Dr. Luca Ferrari Pedraglio

8 de marzo no se olvida y todos hacemos para que no se olvide

Dr. Pedro Gutiérrez-Yurrita

La lista de Beall que recomienda consultar el Conacyt

L.P.C. Julieta Espinosa

La transparenciaun instrumento de conocimiento interior

L.P.C. Julieta Espinosa

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: