¡SERENDIPIAS! 

¡Serendipia!  Pólvora

Durante la Dinastía Han (206 a. C. - 220 d. C.), el interés de los monjes taoístas o alquimistas chinos estuvo centrado en la obtención del «elixir de la vida», por lo que trabajaron con mezclas de minerales y vegetales para alcanzar la inmortalidad. El nitrato de potasio (salitre) y el azufre fueron ampliamente utilizados en la medicina, por lo que fueron la base de las combinaciones alquímicas.

 

Evidencia de lo anterior es el Shen Nong Jing (Canon de Materia Médica de Shen Nong), publicado durante la Dinastía Han, que da cuenta de las propiedades clínicas de ambas sustancias; lo mismo que el Bencao Gangmu (Compendio de Materia Médica), escrito por el farmacólogo chino, Li Shizhen, durante la Dinastía Ming (1368 - 1644 d. C.), cuyas aplicaciones orienta hacia la curación de llagas y pústulas.

 

Generación de conocimiento médico y químico fue lo que los monjes taoístas obtuvieron en su búsqueda y, por ¡serendipia!, algo más. En un primer momento, descubrieron las características tóxicas e inflamables del azufre, las cuales lograron controlar disminuyéndolas, al mezclar el elemento con salitre y carbón. Fue entonces, que experimentando con las proporciones de los ingredientes de la mezcla, surgió de una de las pruebas una explosión.

 

Fue el herbolario de la Dinastía Tang (618 - 907 d. C.), quien dejó el primer registro de la nueva propiedad de la mezcla en su libro Clásico sobre la Alquimia, a partir del cual fueron modificadas las proporciones de nitrato de potasio, azufre y carbón de madera hasta alcanzar el control de la explosividad: había nacido la huo yao (huo: fuego / yao: medicina).

 

El término, traducido al español como pólvora, fue acuñado siglos después de su hallazgo; de igual forma que su empleo bélico, tal y como lo constata el ingeniero Zeng Gongliang, quien durante la Dinastía Song del Norte (960 - 1279 d. C.) escribió en su libro Wujing Zongyao (Compendio sobre Clásicos Militares) tres fórmulas de pólvora con fines armamentistas.

La maldita vecindad

Dr. Luca Ferrari

Simuladores y realidad virtual al servicio de la medicina fetal

L.P.C. Julieta Espinosa

Mi piel, mi privilegio existencial

Dra. Laurence Le Bouhellec

Cambios maternos durante el primer trimestre de embarazo

Dra. Alma Gámez Varela

¡Oh! Y ¿ahora quién podrá defendernos? La corte interamericana de Derechos Humanos

Dr. Pedro Joaquín Gutiérrez-Yurrita

 

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería