Píldoras Médicas

Tratamientos celulares no quirúrgicos para problemas crónicos  

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Fotografía: Jorge Alcántara

En esta revisión, nos enfocaremos a ciertas áreas de la Medicina que hacen uso de procedimientos terapéuticos no quirúrgicos para tratar problemas crónicos, en los cuales hay un mal funcionamiento celular o las células están dañadas, y deseamos que éstas regeneren el tejido a su estado normal desapareciendo, así, la sintomatología o problema que aqueja al paciente. Esta parte de la Medicina se ha desarrollado en forma importante en las últimas décadas habiendo innumerables proyectos de investigación, por lo que el conocimiento que tenemos hoy en día puede cambiar fácilmente mañana. Por ahora, me enfocaré a dos procedimientos que ofrecen profesionistas médicos y que son: el uso de plasma rico en plaquetas (PRP) y las células madre (stem cells).

 

El primero de ellos, llamado PRP, se obtiene de la sangre de la persona a la cual se le va a aplicar; consiste en obtener la sangre por punción venosa y centrifugarla para separar los diferentes componentes -entre los que se encuentran los leucocitos, los eritrocitos, las plaquetas y el plasma- quedando para el tratamiento los dos últimos. La mezcla del plasma y las plaquetas contiene una gran cantidad de sustancias (entre ellas, los factores de crecimiento celular), que tienen entre algunas de sus funciones el promover la migración y división celular, y, por lo tanto, estimular una respuesta reparativa del tejido en donde éste se deposita.

 

La base científica detrás de este procedimiento está en que las plaquetas son las primeras células en intervenir en un sitio de lesión, liberando varias moléculas activas con diferentes funciones biológicas y factores de crecimiento. De estas moléculas, se conoce la función de algunas de ellas. Este tratamiento ha mostrado ser útil en pacientes que presentan lesiones agudas o crónicas del sistema musculoesquelético, en donde tenemos a los tendones, ligamentos y músculos. Esta bioestimulación autóloga (de uno mismo) debe de llevarse a cabo por un especialista médico, es sencilla de llevar a cabo en un consultorio sin mayor equipamiento y es bien tolerada, no habiendo riesgos de presentar problemas de trasmisión de enfermedades, alérgicos o de incompatibilidad. Debido a la sencillez del procedimiento, el paciente puede continuar de inmediato con sus actividades diarias, no requiriendo de reposo.

 

La estimulación con PRP no es definitiva, ya que en el seguimiento de diferentes tipos de pacientes, se ha observado que la mejoría inicial va disminuyendo, por lo que es necesario de acuerdo con los resultados, repetir el procedimiento.

 

El segundo tratamiento es el uso de células madre o stem cells. Las células madre son células no especializadas, que tienen la capacidad de dividirse y diferenciarse (convertirse) en cualquier tipo de célula especializada de nuestros tejidos. Así, cuando la célula madre llega a un tejido -como puede ser un músculo-, ésta se divide y da origen a una célula muscular -si el medio es el adecuado- y a otra célula madre. Estas células madre se pueden encontrar en gran cantidad en los embriones, el cordón umbilical, la médula ósea, la grasa, la sangre y el corazón. Además de convertirse en una célula diferente, pueden liberar sustancias que estimulan a otras células a su alrededor.

 

Es importante considerar que cuando un tejido es dañado, las células sufren cambios importantes que las pueden llevar hasta su muerte, ocasionando en forma inicial la presencia de alteraciones funcionales (incluyendo dolor), hasta la falta de función celular y tisular. En todos los tejidos hay células madre que pueden ser activadas para llevar a cabo una función reparadora del tejido destruido, sin embargo, dado a que estas células se encuentran en pequeñas cantidades, es que se ha desarrollado la metodología para hacer un trasplante de ellas a ese sitio y, de esa manera, acelerar la regeneración del tejido dañado.

 

Las fuentes principales de células madre son la medula ósea, a través de punción de las crestas iliacas posteriores (huesos de la parte posterior de la cadera). Este tipo de procedimiento requiere de anestesia general, aunque a veces se puede llevar a cabo con anestesia epidural. Esta aspiración puede tomar de dos a tres horas. A la persona que se le hace esta aspiración, hay que reponerle parte de la sangre extraída, mediante una autotransfusión de sangre obtenida de sí mismo antes del procedimiento.

 

De la sangre periférica también se puede obtener este tipo de células, aunque son muy escasas. Además, este tratamiento requiere de un protocolo bien establecido y debe ser efectuado por un médico hematólogo.

A partir de la sangre del cordón umbilical, se obtienen en forma natural y en gran cantidad estas células, las cuales son pluripotenciales. Además, no requiere de ningún procedimiento especial, excepto el centrifugado de la sangre. El problema principal es que del cordón umbilical se obtiene una muy pequeña cantidad de sangre y, por lo tanto, de células.

 

A manera de información, mencionaré que las células madre se han clasificado en totipotentes, pluripotentes, germinales, multipotentes y unipotentes. Además, también se les puede clasificar de origen embrionario o de tejidos del adulto.

 

El uso de células madre o trasplante de ellas, puede ser de varios tipos:

 

  • Autólogo, cuando las células se aíslan de la persona que se va a tratar. En estos casos, prácticamente no hay efectos secundarios o indeseables.

 

  • Singénico, cuando provienen de un gemelo idéntico.

 

  • Alogénico, cuando se aíslan de otra persona diferente a la cual se le van a trasplantar.

 

En las dos últimas formas, puede haber efectos secundarios o indeseables.

 

Las células madre podrían tener innumerables usos en medicina regenerativa, en inmunoterapia y en terapia génica. Los avances médicos actuales permiten creer que estas células pueden curar un número importante de enfermedades y, al mismo tiempo, usarse como un paliativo del dolor.

 

Con el uso de células madre de origen embrionario o cadavérico hay una serie de problemas de origen ético, social y legal, los cuales pueden ser controversiales. Considerando la presencia de cáncer cada vez con mayor frecuencia, la publicidad que se ha hecho y la desesperación del paciente de tratarse, se han desarrollado protocolos con células madre. Es imperativo tomar en cuenta en este tipo de patología, que cada individuo reacciona en forma diferente y, que el estadio y tipo del cáncer es importante en la evaluación del uso y posibilidades de éxito.

 

Por último, este tipo de tratamiento deberá de llevarse a cabo por personal médico capacitado y con los conocimientos que se requieren para evitar problemas secundarios a futuro. Desafortunadamente, hay lugares en los cuales este procedimiento se hace con fines comerciales más que científicos, por lo que cuando uno considere el trasplante de células madre, se deberá de investigar la calidad del lugar en el que se ofrece, la preparación del personal que lo lleva a cabo, el conocimiento de tratamientos alternos para el problema médico que se está buscando, el costo y tener mucho cuidado con la presentación testimonial de personas que dicen haber recibido el beneficio de las células madres sin tener evidencias médicas publicadas que así lo avalen.

¿Cualquier zapato o tenis puede usarse para hacer ejercicio?

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

 

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería