Píldoras Médicas

10.04.2019

Enfermedad semejante a la poliomielitis hace su aparición  

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Fotografía: Jorge Alcántara 2019

El motivo del presente artículo es el de proporcionar conocimientos de actualidad a la comunidad no médica. Tiene como finalidad el que estemos enterados de una enfermedad parecida a la poliomielitis tradicional que se presenta sobre todo en niños, aunque, puede aparecer en cualquier edad.

 

A la fecha, es raro que esta enfermedad con parálisis se presente, sin embargo y aunque es de bajo riesgo médico, hay que considérala dentro del diagnóstico diferencial. Debemos de tener conocimiento de problemas de actualidad, sobre todo, si no somos médicos. Cabe mencionar que el virus de la poliomielitis se considera erradicado desde hace más de 30 años, a excepción de Afganistán, Pakistán y Nigeria

 

Dentro de esta familia están los enterovirus y rinovirus con más de 100 tipos diferentes, que son los causantes del resfriado común y de millones de infecciones de las vías respiratorias; de las que la mayoría de las personas únicamente experimentan síntomas comunes como fiebre, goteo nasal, tos, salpullido y dolores corporales.

 

Múltiples estudios, llevados cabo en Europa, Malasia, Taiwán, Australia y California, en pacientes con un síndrome semejante a la polio, muestran como síntomas iniciales dolor lumbar localizado, sensaciones anormales de ardor, cosquilleo, pinchazo u hormigueo en las piernas con sensación de pérdida de dolor y parálisis parcial de las piernas.

 

En muchos pacientes se ha aislado el enterovirus 71, al cual se le asocia con la enfermedad de mano-pie-boca. También se han reportado niños con resultados positivos para el enterovirus 68, en los que la sintomatología no mejoró como era esperado y a seis meses de iniciado el problema, la movilidad de sus miembros inferiores continuaba siendo escasa. El tratamiento establecido estuvo basado en corticosteroides, gama globulina intravenosa, entre otros medicamentos.

 

En el pasado septiembre de 2018, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU. emitió una alerta por el aumento progresivo de estos casos, que al momento tenía documentados 38 en 16 estados de la unión americana. Es importante para poder diagnosticar y diseñar el manejo adecuado de la enfermedad, que los pacientes sean estudiados minuciosamente tratando de identificar su causa sin perder de vista los paneles virales.

 

Las características neurológicas son las de una mielitis transversa, que puede ser aguda -desarrollada en horas o hasta en varios días- o subaguda -entre una y cuatro semanas-. Los problemas de miembros inferiores pueden evolucionar hacia parálisis de las piernas y la parte inferior del tronco, algunas veces acompañada de espasmos musculares con sensación de malestar general, dolor de cabeza, fiebre y pérdida del apetito. De acuerdo con el área afectada de la medula espinal, se pueden presentar problemas respiratorios.

 

Las manifestaciones clínicas observadas han sido agrupadas en: meningitis aséptica, iniciada con un exantema en tronco y con parálisis flácida; estos casos recobraron la salud totalmente en un lapso de dos semanas después su hospitalización. Mientras que con síndrome de Guillain-Barre, se recuperaron luego de una estadía hospitalaria de seis semanas alcanzando su total recuperación en ocho meses.

 

Con mielitis aguda transversa, el paciente inició con cuadro febril y parálisis flácida en los cuatro miembros. El estudio de resonancia magnética computarizado confirmó el diagnóstico. Su recuperación fue lenta y aún después de un año, tenían ligera espasticidad de miembros. La mielitis transversa puede ser una complicación de otras enfermedades como el sarampión, enfermedad de Lyme, sífilis y algunas vacunas como las de varicela y rabia.

 

Con ataxia aguda cerebelar, se resolvió en un periodo de ocho semanas mostrando su última resonancia magnética computarizada total resolución del edema cerebelar. Se han presentado otro tipo de cuadros clínicos con menos frecuencia, pero todos se han recuperado totalmente.

 

A la fecha, el tratamiento para este tipo de enfermedad es únicamente sintomático para reducir la inflamación de la medula espinal y de medidas generales de higiene. No se tiene vacuna alguna para estas infecciones. Los antivirales, así como el uso de gama globulina humana intravenosa no han mostrado utilidad alguna. En cultivo de tejidos, el agente contra el picornavirus no ha mostrado la eficacia esperada.

 

Algunos aspectos importantes para mencionar son que la poliomielitis tradicional puede prevenirse y evitar el que sea nuevamente un problema de salud mediante la vacunación. Las personas infectadas con enterovirus no se enferman o la sintomatología es muy leve. Hay enterovirus que causan enfermedades graves en manos, pies y boca; meningitis; encefalitis; infección cardiaca y parálisis.

La medicina del futuro

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

 

La lista de Beall que recomienda consultar el Conacyt

L.P.C. Julieta Espinosa

Sobre iconoclasia, vandalismo y urbicidio

Dra. Laurence Le Bouhellec

Construyendo una verdadera sociedad de derecho: Nuestros derechos

Dr. Pedro Gutiérrez-Yurrita

El fin de los petrodólares y el regreso a un mundo multipolar 

Dr. Luca Ferrari

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: