Píldoras Médicas

Dermatitis de contacto

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Es importante conocer qué es la dermatitis de contacto, ya que en nuestro medio se le considera una de las enfermedades de la piel más frecuentes. Si bien no se sabe con exactitud su frecuencia, diferentes publicaciones la ubican en alrededor de 10 % de todas las patologías de la piel. Es importante mencionar que está presente como enfermedad ocupacional en 7 % de los trabajadores, siendo más frecuente en las mujeres que los hombres.

 

En ocasiones, se le conoce como dermatitis de contacto alérgica, aunque, es producida por la intervención de unas células llamadas linfocitos T y no por una inmunoglobulina llamada IgE, que forma parte de los padecimientos tradicionalmente llamados alérgicos. Se presenta como una reacción cutánea habitualmente caracterizada por la presencia de enrojecimiento de la piel o eritema, vesículas de diferente tamaño y, exudado o liquido en su superficie. Si la persona se encuentra expuesta a un medio húmedo o caliente, las lesiones son más prominentes, ya que el contacto de la sustancia responsable de la dermatitis de contacto penetra más fácilmente en la piel.

 

La forma en que se presenta puede ser aguda, subaguda o crónica dependiendo ésta de la localización, producto que la produce y el tiempo de contacto. La forma aguda se caracteriza por la presencia de pequeñas vesículas con un fondo rojizo, en las que éste se torna de mayor intensidad, la piel se adelgaza habiendo descamación de la piel y finalmente una lesión polimorfa que puede acompañarse de comezón. La pérdida de continuidad de la piel, ya sea por fisuras propias de la lesión o rascado, hacen que las lesiones puedan inclusive llegar a infectarse. La presencia de la dermatitis puede ser localizada exclusivamente en el sitio de contacto o puede, en un momento dado, aparecer en otros sitios distantes, ya sea por contacto inadvertido o autosensibilizacion.

 

Uno de los casos más ilustrativos es el de las personas que presentan unas ronchitas alrededor el ombligo, que les aparecieron hace dos semanas y que han ido en aumento, siendo las lesiones únicamente en ese lugar. Las personas que reportan este problema son del género femenino, usan blusas cortas y cinturones de hebilla de metal. Este caso es de dermatitis de contacto por metal siendo el níquel el más frecuente en asociarse con este problema.

 

Otro problema frecuente en lactantes es la aparición de lesiones en el área cubierta por el pañal. En estos casos, se complica la dermatitis por la presencia de orina, materia fecal y sustancias propias del pañal. El contacto con ortiguilla y otros tipos de hierbas que con su sólo roce con la piel pueden producir lesiones muy importantes. Otra situación frecuente, sobre todo en mujeres, es la presencia de lesiones en la perforación de los oídos, en las muñecas, alrededor del cuello o del reloj por el uso de accesorios que no son de oro o de piel.

 

Las personas que tienen en su historial familiar la presencia de alergias hacen que éstas sean más susceptibles a este tipo de dermatitis que aquellos que no lo tienen. El identificar la causa de una dermatitis que no se presenta con las características de patologías bien definidas y que pueden ser debidas a un contacto, es una tarea muchas veces difícil de llevar a cabo, ya que hay que tener en cuenta los sitios en los que se vive, se pasaron las vacaciones, lugares de trabajo, ropa o adornos que se usan y que puedan estar en contacto con la piel, cremas, lociones, artículos que tengan metal o compuestos de caucho, etc.

 

Algunas de las sustancias que asociadas con la dermatitis de contacto se mencionan a continuación:

 

                                   Sustancia                                       Origen
               Alcohol de lanolina                       Cremas y lociones
               Cobalto                                             Metales y pigmentos azules
               Caucho                                             Productos como llantas
               Cainas                                              Anestésicos
               Dicromato de potasio                   Piel curtida y detergentes
               Fragancias                                      Fragancias y saborizantes
               Formaldehido                                Preservadores en muchas mezclas y cosméticos
               Resinas                                            Goma, plásticos, adhesivos y zapatos de goma

 

 

De forma general, se recomienda tener cuidado con la presencia de dermatitis muy localizadas, a partir de productos que pueden ser los causantes de las alteraciones en la piel, sobre todo, cuando éstos tengan dentro de sus componentes: hule, metal, pintura (como pintura de uñas y tintes de cabello), fragancias, preservativos de cremas y lociones, entre muchas otras.

 

El diagnóstico se hace mediante una prueba que se llama «del parche», el cual contiene sustancias que producen dermatitis de contacto. Éste se coloca sobre la piel y se observa el resultado a las 48 horas. Este tipo de pruebas deberán ser realizadas por personal medico especializado. En muchas ocasiones, una historia clínica completa, con pruebas de causa-efecto, hace que el diagnóstico y tratamiento sean muy simples.

 

El tratamiento más sencillo, es el uso de cremas con dosis bajas de corticosteroides y evitar el contacto con el agente o sustancias que causaron la dermatitis. Si hay mucha comezón o infección agregada, tratar éstas con los medicamentos adecuados. Es recomendable que el tratamiento de una dermatitis de contacto sea hecho por personal médico especializado para evitar complicaciones secundarias que pueden ser, en un momento dado, incapacitantes.

Alergia a las mascotas

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

 

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería