Píldoras Médicas

¿Cualquier zapato o tenis puede usarse para hacer ejercicio?  

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Atleta: Alfonso Santamaría

En las últimas décadas, nos hemos visto expuestos a información relacionada con la utilidad de practicar algún deporte o hacer ejercicio para tener una mejor calidad de vida y, por lo tanto, un organismo más sano. Algunas de estas actividades requieren de vestimenta adecuada, así como de zapatos o tenis con características especiales, lo cual permite un mayor rendimiento y un menor número de lesiones. Si el ejercicio o actividad deportiva la hacemos en forma rutinaria, la inversión vale la pena desde cualquier punto de vista.

 

La tendencia general cuando uno decide practicar cualquier deporte es el comprarse unos zapatos deportivos o tenis que, por su forma de presentación y/o color, nos parecen atractivos. Debido a los avances médicos y deportivos, al hacer esta inversión debemos de considerar que podemos encontrar zapatos y/o tenis para caminar, correr, entrenar, hacer deportes en cancha -como tenis, basquetbol, voleibol, beisbol, futbol soccer o americano-, sobre pasto o campo sintético, húmedo o seco. Los tenemos para pesca, golf, danza y ciclismo. En general, las características que debe de tener un zapato para un buen desempeño en el deporte son: transpirabilidad, amortiguación y durabilidad.

 

Al hacer la compra, uno piensa como importante la vida útil de éstos. Es común que se usen hasta el momento en que la suela se despega o sufra una rotura en cualquier parte, es decir, que se vean feos o estén desgastados de algún lado. Estudios relacionados con la presencia de lesiones musculares u óseas debidas al uso de un zapato, han encontrado que, en promedio, éstos deberían de usarse no más de unas 300 horas en actividades aeróbicas o entre 450 a 600 kilómetros caminando o corriendo.

 

Es fácil entender que, con el movimiento interno de nuestro pie dentro del zapato, éste va sufriendo en su forma y textura llegando, en un momento dado, a no dar el confort, seguridad y fortaleza a nuestra conformación ósea y articulaciones, lo que tiene como consecuencia lesiones que en ningún momento vamos asociar con los zapatos; daremos explicaciones de muy diferente índole, como puede ser el peso de la persona, forma de caminar, etc., pero pocas veces asociadas con el desgaste y deformación de los zapatos.

 

Pocas veces solicitamos ayuda a un especialista con el objetivo de saber si la conformación de nuestros pies y los zapatos que usaremos requieren de alguna plantilla o soporte ortopédico para evitar lesiones en el futuro, pues a veces se requieren insertos con materiales que alivian ciertas áreas y soportan otras, sobre todo, cuando el ejercicio o deporte es de alto impacto y las posibilidades de problemas pueden ser mayores debido al estiramiento, golpe y estiramiento de los pies. Los problemas asociados traerán como consecuencia la presencia de inflamación muscular, tendinitis del Aquiles hasta esguince de la primera articulación metatarso falángica.

 

Es aconsejable que el tipo de calcetín que use en estas actividades sea el mismo. El grosor del material con el cual estos se hacen, textura y elasticidad son importantes para que haya un ajuste entre el pie y el calzado. Es importante, también, que no existan puntos de fricción, ya que traerán como consecuencia problemas de la piel.

 

Cuando se compre zapatos deportivos, habrá de hacerlo después de caminar un buen rato y haber hecho el ejercicio o deporte de su elección, ya que los pies en ese momento pudieran estar de mayor tamaño. En el caso de que una mujer tenga pie grande o ancho, habrá que pensar en la compra de zapatos de hombre que ofrecen estas características. En general los zapatos no se estiran, por lo que se aconseja que al probárselos esté de pie, con el calcetín adecuado y que, en esta posición, pueda mover los dedos libremente, sin sentir presión en ninguna parte y, no quede espacio o haya moviendo en el talón.

 

Si bien es difícil dar consejos del tipo de zapato a escoger, algunas características especiales a considerar son las siguientes:

 

  • Si su actividad a practicar es el basquetbol o similar, la suela deberá de ser gruesa y rígida con canillera alta para dar soporte al tobillo.

 

  • Si es para correr, debe de ser amortiguador y con características que le den un buen control en el talón. Estos se caracterizan por presentar suela elevadas. También hay los zapatos minimalistas, que pueden ayudar a correr de manera más natural y lograr una mejor percepción del suelo. Es importante que tengan suela blanda, que pueda uno doblar fácilmente con una mano de punta a talón; que sean livianos y que su peso no supere los 300 g; que la altura entre la punta y el talón no sea mayor a 8 mm.

 

  • Para caminar, el calzado debe tener mayor rigidez en la parte de adelante, para poder despegar los dedos en lugar de doblarlos; que su arco corresponda al nuestro, que puede ser neutro, alto o bajo (pie plano); y que tengan muesca para el talón. El zapato debe de ser liviano con buena absorción de impacto y buena amortiguación en la parte media, donde se apoyará el área metatarsiana. La suela debe de ser curva para ayudar a desplazar el peso del talón a los dedos.

 

  • Si son para jugar tenis, el zapato debe de proporcionar estabilidad en el interior y exterior del pie, debido a los movimientos bruscos de desplazamiento; que sean ligeros y que tengan buen acolchado para evitar la fatiga de las piernas. Cuando la cancha sea suave, la suela deberá de ser blanda para que permita mayor adhesión; mientras que, en cancha dura, es preferible una suela más acanalada.

 

  • Si son para jugar golf, lo aconsejable es que sean de cuero vacuno, que se ajustan mejor al pie y son impermeables a diferencia de los de piel sintética. Después de jugar, es recomendable usar hormas para evitar su deformación por la humedad. Los hay tradicionales, con tachones de metal; cerámicos, los cuales son más pesados que los que tiene tacos suaves y hacen menos daño al campo; y los más modernos, sin tacos, que pueden ser usados tanto dentro como fuera del campo.

 

  • Para futbol soccer o americano, así como beisbol, los hay para campo de pasto o sintético. Para otras actividades, se encuentran con diseños especiales como ciclismo, ballet, etc.

 

Se ha publicado que, en diferentes deportes, hay una relación importante entre el tipo de zapatos inadecuados para el deporte y la aparición de lesiones que pueden llegar hasta la imposibilidad de seguir haciendo la actividad o deporte preferido.

Atleta en fotografía: Alfonso Santamaría.

10° Lugar nacional, 21km en Universiada.

12° Lugar categoría Élite, Medio Maratón "Día del Padre" en Ciudad de México.

1er Lugar 800m, 1000m y 3000m; Copa Autonomía de la Universidad Autónoma de Querétaro. 

¿A qué llamamos defensas de nuestro organismo?

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

 

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería