Píldoras Médicas

11.06.2021

Conceptos importantes para evitar la pérdida de la audición en los niños  

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Aislamiento. Jorge Alcántara 2021
Dr. Carlos M. Arróyave. Fotografía: Jorge Alcántara

Con las nuevas tecnologías, ante las clases en línea y el trabajo en casa, cada día se emplean más los equipos que se conectan a nuestro oído como computadoras, tabletas y teléfonos. El uso de audífonos puede causar problemas auditivos si no se utilizan los adecuados, si el tiempo dentro de nuestro conducto auditivo es prolongado o si el sonido emitido tiene una alta frecuencia de decibelios (dB), que es la unidad empleada para medir la intensidad del sonido y otras magnitudes físicas.

 

Un decibelio es la décima parte de un belio, cuyo nombre fue dado en honor del inventor Alexander Graham Bell. El rango de audición humana es una descripción de los tonos y niveles de sonoridad que una persona puede escuchar antes de incomodarse con ellos.

 

Aparte del uso de aparatos auditivos para el trabajo o las clases, está el de escuchar música. Algunos de los consejos para evitar un daño auditivo importante, sobre todos en los niños, consisten en:

 

  • No usar reproductores a más de 60 % de su volumen máximo.
  • No escuchar música con audífonos por un periodo superior a 60 minutos al día.
  • Utilizar auriculares con cancelación de ruido externo.
  • Usar los auriculares cubriendo la oreja.
  • No utilizarlos en ambientes muy ruidosos.

 

Los audífonos o aparatos utilizados para oír emiten ondas que fluctúan entre 75 dB y 136 dB. Esto quiere decir que no tienen un límite superior, arriba del cual es posible que produzcan un daño auditivo que puede llevar hasta la sordera. La pérdida de la audición depende de la intensidad del volumen, del tiempo de exposición del conducto auditivo y del dispositivo que se use.

 

Tratándose de niños, no es recomendable el uso de cascos o auriculares intracanales, pues estos ejercen una mayor presión sonora dentro del oído. Estos producen daño de la cóclea, lugar donde se encuentran las células ciliadas y parte del oído interno. Lesiones en este sitio hacen muy difícil recuperar la audición a través de cirugía; ésta es la llamada sordera perceptiva.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los audiófonos no se usen en menores de siete años de edad, excepto por razones médicas, y fija la edad mínima recomendable a los doce años. El uso frecuente de auriculares en la edad pediátrica puede llegar a producir alteraciones de la capacidad de aprendizaje, memoria y retención favoreciendo el aislamiento social.

 

En la actualidad, se calcula que 5 % de la población mundial padece sordera y de éste, 7,5 % son niños. Considerando este porcentaje, la OMS recomienda en cuanto al uso de audífonos que:

 

  • Se utilicen a un bajo volumen, no más de 60 % del volumen máximo.
  • Se utilicen auriculares o cascos que ajusten bien al oído y permitan el aislamiento del ruido externo.
  • No se utilicen por más de una hora al día a bajo volumen.
  • Se empleen tapones auriculares cuando se vaya a estar expuesto a un ruido excesivo.
  • No se usen auriculares que se introduzcan en el oído.
  • Se lleven a cabo revisiones auditivas de manera periódica.

 

El nivel máximo de ruido permitido en una zona residencial es de 55 dB entre las 6:00 h y las 22:00 h; y de 50 dB de las 22:00 h a las 6:00 h. En un área comercial no debe sobrepasar los 69 dB. Durante diferentes tipos de eventos sociales y eventos de entretenimiento, una persona no debería estar expuesta más de cuatro horas con un máximo de 100 dB.

 

¿Qué puede causar la pérdida de la audición?

 

  • Una conversación prolongada superior a 60 dB o 70 dB.
  • El cine, que puede alcanzar hasta 104 dB.
  • Exposición al ruido de motocicletas, que producen entre 80 dB y 110 dB.
  • Música a través de auriculares, que producen entre 94 dB y 110 dB.
  • Sirenas de vehículos o estacionarias, con emisión hasta de 129 dB.
  • Fuegos artificiales con ruido de 140 dB a 160 dB.

 

La protección auditiva, en general, es recomendable cuando la persona se exponga a más de 85 dB, como seria en un lugar de trabajo ruidoso.

Más allá de la dicotomía petróleo-renovables: cambiar el sistema evitando el colapso

Dr. Luca Ferrari

¿Las energías limpias realmente son limpias?

Dr. Enrique González Sosa

Conservar paisajes o conservar especies: el caso de la totoaba y la vaquita marina (Alto Golfo de Baja California, México)

Dr. Pedro J. Gutiérrez-Yurrita

México en las miradas artísticas extranjeras. Del descubrimiento a la construcción de los tipos mexicanos

Dra. Laurence Le Bouhellec Guyomar

Procesos artísticos recientes

Mtro. Carlos-Blas Galindo Mendoza

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: