06.12.2017

Ricardo Miledi y las Neurociencias en México

Julieta Espinosa

Las neurociencias constituyen una de las áreas del conocimiento mayormente desarrolladas en México, prueba de ello es la existencia del Instituto de Neurobiología (INB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), cuyas instalaciones están ubicadas en Querétaro y que, de entre sus miembros, está uno de los 10 neurobiólogos más citados en la literatura especializada de todos los tiempos, el Dr. Ricardo Miledi y Dau.

 

El impulso que dicho investigador, acreedor del Premio Príncipe de Asturias en 1999, ha brindado a las neurociencias, ahora es reconocido con la realización de la segunda edición del curso Ricardo Miledi Neuroscience Training Program. Analitical and Integrative Neurobiology, que, a partir de este lunes 8 de agosto y hasta el 2 de septiembre (de 2005), tendrá lugar en el INB.

 

El origen de dicho curso tuvo lugar, cuando el matrimonio estadounidense conformado por el inventor de la pluma móvil (base del funcionamiento del electroencefalógrafo), Albert Grass y la impulsora del estudio sobre la epilepsia, Ellen Grass, realizaron una visita al Dr. Arturo Ronsenblueth en México.

 

En ese momento, el Dr. Ricardo Miledi iniciaba sus trabajos científicos en el laboratorio del Dr. Rosenblueth, donde conoció al matrimonio, del que ahora comenta: «Albert Grass fundó una compañía muy fuerte e hizo dinero. De hecho, por ahí todavía hay instrumentos de la Grass Instrument Company. La esposa de Albert, por su parte, estaba muy interesada en la epilepsia y se quedó muy impresionada con el trato dado a los epilépticos en aquel entonces. Yo recuerdo que en Chihuahua, unos vecinos tenían a un epiléptico en un cuarto con barrotes de hierro. Por esto, ellos decidieron impulsar las neurociencias».

 

En aquella visita a México, el Dr. Rosenblueth propuso al matrimonio Grass (que contaba con una fundación) al Dr. Miledi como candidato a becario para realizar una estancia en Woods Hole, Massachussets. La beca le fue otorgada y así trabajó un verano en uno de los centros más importantes en el estudio de las neurociencias.

 

«Yo creo que fui el segundo de sus becarios y, claro, entonces no estaba muy organizado, todo era muy primitivo. Ahora ya esas becas son muy importantes y yo creo que México esta desperdiciando la oportunidad, al haber muy pocos candidatos mexicanos».

 

El fortalecimiento de la relación del Dr. Miledi con la Fundación Grass fue dándose con el tiempo y así, llegó a ser trustee (fideicomisario) del comité que adjudica las becas y que distribuye los fondos. En dicho cargo, logró que los trustees fueran rotativos y no vitalicios, con la finalidad de impulsar la entrada de las nuevas generaciones.

 

Y sería al terminar su período, cuando llegaría el reconocimiento a su labor. «Ya cuando la deje, los otros trustees quisieron hacer algo para honrarme e hicieron este curso que lleva mi nombre; aunque, en realidad, yo creo que debería de llevar el nombre de Albert y Ellen Grass. Ellos contactaron a la Sociedad de Neurociencias de Estados Unidos, que es la sociedad de neurociencias más fuerte del mundo, para comenzar a organizarlo».

 

El objetivo central del curso es el de impartir la técnica de estudio del cerebro desarrollada por el Dr. Miledi a estudiantes latinoamericanos y del Caribe. La sede es disputada por algunos centros de investigación en neurociencias de México y por segunda ocasión el INB fue el ganador.

 

El ideal del Dr. Ricardo Miledi es el de establecer como sede definitiva al INB, para así ofertar al mundo un curso con un tiempo, lugar y temática características. «Yo quiero que sea siempre en Querétaro. Lo que quiero es promover al Instituto y luego ir a hablar con la Sociedad de Neurociencias y con la Fundación Grass para que sea sistemáticamente aquí. Eso daría muchas ventajas, tradición, historia, que sea un curso de visión mundial».

 

El sistema impartido en el curso consiste en la utilización de ovocitos de ranas Xenopus lavéis para el estudio del cerebro. La técnica inició con la inyección del ARN (que es la cinta magnética que da las instrucciones a las células para su funcionamiento) en los ovocitos que, por la escasa presencia de receptores en sus membranas, reproduce las instrucciones externas incorporadas por el ARN.

 

Actualmente, ésta es una de las formas mayormente utilizadas para el estudio del cerebro; aunque en sus inicios, según recuerda el Dr. Miledi, «todos decían que era una idea loca, pero ahora en todo el mundo ya se hacen instrumentos especiales para hacer eso».

 

El curso es de carácter internacional y reunirá a muchos de los investigadores, que a lo largo de la vida del Dr. Miledi, han trabajado con él. Aunque quisiera que el curso llevara el nombre del matrimonio Grass, el Dr. Ricardo Miledi reconoce que es un honor para él el contar con dicha mención.

 

«Claro que me siento honrado y, sobre todo, mi familia y mis amigos. Ellos, posiblemente, más que yo. Lo que me da mucho placer es que se lo hayan dado a México (el curso). Pero sí, para que voy a decir mentiras, claro que me dio gusto y no me lo esperaba».

 

El Dr. Ricardo Miledi, actualmente dirige el laboratorio de Neurobiología Molecular en el INB y uno más en la Universidad de California en Irving, lo cual representa uno de sus grandes retos de vida: el conformar el primer laboratorio binacional en materia de neurociencias.

 

Lo que está claro, para la comunidad científica y para el país, es que el Dr. Miledi continuará al frente de la línea de investigación que inicio y seguirá formando nuevas generaciones de científicos mexicanos comprometidos con el esclarecimiento de los misterios de nuestro cerebro.

 

«Mucha gente me presiona, desde hace muchos años, para que ya no esté haciendo experimentos y que me vaya a ser director de una fundación. Sería bonito, pero eso no es lo que me da placer a mí, a mí lo que me da placer es estar en el laboratorio, el estar con las nuevas generaciones. Así es que yo creo que voy a seguir haciendo esto y voy a morir haciendo esto».

 

 

El sismo del 19 de septiembre de 2017, información básica.

Dr. Luca Ferrarí

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería