ECOFEMINISMOS

24.03.2022

La ecoinnovación como respuesta global a los problemas medioambientales

Dra. Ana Gabriela Castañeda Miranda

Fotografía: Dra. Ana Castañeda

El mundo se enfrenta actualmente a graves problemas medioambientales tales como el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y la pérdida de biodiversidad. Son necesarios nuevos modelos, tecnologías sociales y económicas para lograr beneficios claros y apreciables para el medio ambiente.

 

Las contribuciones negativas de la sociedad al cambio climático global están provocando problemas de salud pública y las predicciones de daños ambientales son realmente aterradoras. Según las perspectivas ambientales de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), para 2030 se prevé que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero crecerán en 37 %, lo cual podría dar lugar a un aumento de la temperatura global por encima de los niveles preindustriales en el rango de 1,7 °C y 2,4° C para 2050. De acuerdo con Lucia Abarca, esto provocará el aumento de olas de calor, sequías, tormentas e inundaciones, y causará daños severos al capital físico, incluida la infraestructura clave y los cultivos.

 

En los esfuerzos de reducción de las emisiones necesitaremos tecnologías que aún no se han desarrollado o implementado a una escala significativa, o que todavía no hemos inventado. En muchos casos, también requeriremos innovaciones en sistemas sociales e institucionales que influyan en la demanda energética y en las emisiones. La cuestión es tan grande que debemos incorporar experiencia y conocimiento innovador para proponer soluciones en múltiples niveles sociales y ecológicos, desde los sistemas de gobernabilidad hasta las consideraciones de la naturaleza del planeta Tierra.

 

Klaus Rennings propone redefinir la innovación a través de la investigación para utilizar la innovación con enfoque ecológico y utiliza el término «eco-innovación». El término «eco-innovación» ha tomado gran fuerza en los últimos años. Es un conjunto diversas de herramientas -investigación, innovación, divulgación, generación de conocimiento- que puede incorporarse en todas las actividades sociales y económicas para asistir un proceso socioeconómico evolutivo basado en técnicas sustentables y procesos científicos, con el objetivo de administrar inteligentemente los recursos naturales y detener los daños que hemos provocado al medio ambiente, mientras se genera un desarrollo humano digno para todas las comunidades que se incorporen a la cultura colectiva.

 

En el marco normativo como un motor de la «eco-innovación», encontramos una fuerte tendencia a que cada vez más investigadores, académicos y profesionales de la industria orientan sus estudios en aquellas grandes empresas o en los sectores industriales que tienen departamentos formales de investigación científica y desarrollo tecnológico (I+D), para analizar la influencia de la estrategia tecnológica y sus efectos en el rendimiento sustentable.

 

Rennings sugiere diferentes áreas de acción en la «eco-innovación»

 

  1. La demanda de reducciones drásticas de las cargas ambientales -reducción de gases de efecto invernadero-.
  2. La innovación compensadora de las cargas y costos inducidos por las regulaciones ambientales -forzar a un modelo competitivo la producción con impactos favorables en el medio ambiente- que tenga la forma de «mercados».
  3. Implementación constantemente de proyectos de infraestructura para los sistemas de energía renovable, que a menudo necesitan al menos una década o más para su invención, adaptación y difusión.
  4. Los objetivos de sostenibilidad a largo plazo no pueden cumplirse con el progreso de la tecnología ambiental y deben complementarse con estilos de vida adecuados para el entorno -por ejemplo, mediante el ahorro de energía o, el cambio de patrones de movilidad y cambios institucionales de lo local a lo global y viceversa-.
  5. Puesta en marcha de innumerables programas e iniciativas de sostenibilidad para promover respuestas políticas innovadoras y la investigación científica correspondiente, para mejorar la comprensión del cambio ambiental global y su relación con los sistemas económicos y sociales. Así, junto con escalas de tiempo largas, una valoración cuidadosa de las experiencias parece ser crucial para identificar los determinantes clave y los factores de éxito de los procesos de innovación hacia la sostenibilidad, es decir, para analizar qué tecnologías tuvieron éxito, cuáles fallaron, por qué fallaron y en qué fase.

 

El paso de las tecnologías tradicionales a las medioambientales es un proceso complejo. Puede toparse con barreras económicas, con costes de inversión más elevados derivados de los riesgos percibidos y gastos iniciales considerables. El difícil acceso a la financiación en este ámbito también complica el paso de la investigación a la línea de producción.

 

La verdadera pregunta para dar el salto a la «eco-innovación» es: ¿Cómo poder no dañar el medio ambiente sin detener el desarrollo económico? Todos los autores en este tema coinciden en que la investigación, divulgación e innovación son herramientas que tendrán que ser integradas a todas las actividades sociales y económicas como prácticas comunes para desarrollarnos en armonía con la naturaleza y detener el impacto nocivo que trae consigo el desarrollo económico, incorporando nuevos paradigmas que nos lleven a un desarrollo sustentable, todo a partir de acciones inteligentes sustentadas en el pensamiento científico.

 

En este contexto, es sumamente urgente incidir en pedagogía, conciencia y comunicación para interiorizar en la necesidad de «eco-innovar» como solución a los problemas medioambientales.

Los límites materiales de la transición energética

Dr. Luca Ferrari

¿Qué hay detrás de los bosques urbanos?

Dr. Enrique González Sosa

La eterna búsqueda del hogar perfecto

Dr. Kurt Wogau

Lo prehispánico atrapado por el torbellino de lo moderno y lo contempo-ráneo

Dra. Laurence Le Bouhellec

Públicos para las artes

Mtro. Carlos-Blas Galindo Mendoza

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: