CAMBIO CLIMÁTICO: HIDROLOGÍA Y SOCIEDAD

¿Qué aportan las nuevas tecnologías a la calidad del agua?

Dr. Enrique González Sosa

 

Sin duda, la materia está formada por átomos y moléculas, el agua por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. La manera en la cual está constituida la materia determina sus propiedades y sus interacciones con la naturaleza. La nanotecnología -partículas entre 1 y 100 nanómetros- ha impulsado el potencial del desarrollo económico y nuevos campos de la industria, al tiempo que ha disminuido el consumo de productos naturales, el cual se estima como un beneficio ecológico para el planeta. Los objetos con tales características pueden provenir de la actividad humana o de procesos de manufactura (nanosafe.org), sin embargo, poco se sabe de los riesgos potenciales que la nanotecnología tiene en la salud y en el medio ambiente.

A pesar de que no existen suficientes bases de datos científicos para la discusión sobre los efectos negativos de dichos productos en la salud humana, es de llamar la atención la detección de microplásticos -menores a 5 nanómetros- en el medio marino, los cuales se han encontrado en la región intestinal de los peces del Mediterráneo (El País,07/05/2106). Partículas de poliestireno de 90 nm, con una concentración promedio de 10 000 partículas/m3 (Revista Science, 03/06,2016). Dicha situación, que expone los efectos e impactos sobre la flora y la fauna ocasionados por la insolubilidad acuosa de buena parte de las nano partículas en el suelo y en los medios acuáticos, evidencia la necesidad de la creación de leyes y protocolos con bases científicas para reglamentar su uso.

Parte de la contaminación actual del agua es causada en buena medida con este tipo de objetos, principalmente los relacionados con medicamentos, tanto para humanos como para animales -antibióticos y productos antiparasitarios-. Los humanos eliminamos los residuos de medicamentos a través de la orina y, no obstante que hacen un largo recorrido hasta llegar a las plantas de tratamiento y son degradados o quedan fijos en los lodos, algunos continúan su camino diluidos en el agua. Los antibióticos, los anticancerosos, los productos de contenido de yodo, son integrados en los ríos con otro tipo de nano y micro contaminantes -pesticidas, solventes, hidrocarburos y detergentes-

Los primeros análisis de contaminación en medios acuáticos fueron realizados en los acuíferos de Alemania a inicios de 2000, detectándose evidencias de contaminación humana, antinflamatorios y antiepilépticos –antipolimiantes, utilizados para reducir el colesterol-. En un estudio de 2002 en 139 ríos de Estados Unidos, fue encontrado que en 80 % de ellos -111 ríos- contenían 80 % de residuos de medicamentos de venta libre al público y que 50 % de los ríos contenían residuos de antibióticos y de la hormona estrógeno.

En Francia, en el río Sena en la región de Paris, fueron encontrados residuos de Ethinyl Estradiol, utilizado en pastillas anticonceptivas, en concentraciones de algunos nanogramos; hormonas que afectan el desarrollo sexual de los peces (Le Fígaro, 14/10/2007, 13/08/2016). A nivel mundial, la contaminación del agua por residuos de medicamentos y nanopartículas representa una gran preocupación: contaminantes emergentes, plastificantes, retardadores de fuego, etc.

En México, esencialmente en los centros urbanos altamente industrializados, el estado del conocimiento general sobre la contaminación de los ríos y acuíferos es aún incierto y limitado. También se desconocen las proporciones a lo largo del país, es decir, su distribución geográfica para identificar el estado actual y, futuro de nuestros ríos y aguas subterráneas por la contaminación invisible de los nanocontaminantes -medicamentos-.

¿Qué debemos hacer ante el desconocimiento de los efectos en la salud pública y los ecosistemas, si aún persiste la contaminación de los ríos por el desarrollo de la industria y el crecimiento de los centros urbanos, que acelera la contaminación por el consumo de medicamentos y la aplicación de las nuevas nanotecnologías? Debemos establecer la regulación del uso de las nanopartículas o continuar con las descargas de los contaminantes pensado en la autorregulación de la naturaleza.

 

Las ciudades se ahogan y pierden su patrimonio cultural ¿es la urbanización del planeta o el cambio climático, el causante?

Dr. Enrique González Sosa

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería