07.01.2020

¿Nuevas alertas, nuevas predicciones, grandes catástrofes?  

Dr. Enrique González Sosa

Incertidumbre. Jorge Alcántara 2020

Termina un año e inicia una nueva era, de igual forma, termina el ciclo anual del agua y constatamos que las estaciones evidencian cambios significativos. Inician nuevos senderos con nuevas alertas climáticas y nuevas restricciones para moverse libremente por el planeta. Metafóricamente hablando, el jardín del Edén ha cambiado: los árboles, las plantas, los animales, los ríos que regaban, incluso, el clima eran agradables, el hombre desnudo se desplazaba sin impedimento alguno.

 

Las ultimas noticias dicen que Venecia, Italia, sufre las peores inundaciones de los últimos 53 años (1,87 m), después de la ocurrida en 1966 (1,94 m). Sobre estos cambios, aunque recientes, diversos estudios indican que el desarrollo de la agricultura (Science daily, 2018) pudiera haber detonado el inicio del incremento de la temperatura en el planeta por la emisión de gases como el CO2 (dióxido de carbono) y el CH4 (metano). Asimismo, menciona que de no haber sido por la influencia del ser humano a partir del desarrollo industrial, posiblemente se hubiera presentado otra era de hielo.

 

La deforestación de Europa inició 6000 años atrás, hace 7000 años se extendió la ganadería en China, además de los arrozales que se ampliaron en el noroeste de Europa desde hace 5000 años. Por un lado, podríamos aplaudir a los agricultores del pasado por evitar una glaciación y, por el otro, echarle la culpa al desarrollo industrial por el derretimiento de los polos. En esta dicotomía del cambio climático, la sociedad puede verse envuelta entre fundamentos ambiguos y pensar que la ciencia está yendo más allá de lo natural.

 

Si nos fijáramos en los reportes, en cierto sentido podemos confirmar que ocurren más catástrofes asociadas al cambio climático. Por ejemplo, en el reporte de enero de 2019, la United Nations Office for Dissater Risk Reduction (UNISDR) de la ONU publicó que los desastres naturales asociados a eventos extremos afectaron a 61,7 millones de personas, de entre las cuales, 57,3 millones lo fueron por ciclones, inundaciones, sequías e incendios forestales.

 

Todo ello nos lleva a preguntar: ¿cuáles son los nuevos retos de la sociedad y la ciencia?, ¿las catástrofes ocurren porque aún siguen sin integrarse las políticas públicas y la ciencia? o ¿ aún no entendemos la diferencia entre clima y cambio climático?

 

Para ciertas comunidades, los efectos del cambio climático y las acciones para detenerlo están resueltas, como el aumento y la disminución de los gases de efecto invernadero. No obstante, aunque parezca contradictorio, a los científicos del mundo nos cuesta trabajo informar a la sociedad de los riesgos que evidencian los modelos climáticos y los cambios del clima, las afectaciones regionales y locales, y las implicaciones de posibles sorpresas que hasta hoy desconocemos sobre el cambio climático (Palmer&Stevens. 2019. PNAS). Dicho de otro modo, en ese deseo de mantener a la sociedad sin sorpresas, los modelos climáticos tratan de adelantarse para sustentar nuevas predicciones y nuevas alertas.

 

A pesar de ello, continúan las incertidumbres sobre las predicciones, ya que los modelos continúan mejorándose día a día. Es cierto que la constitución de los modelos climáticos se basa en razonamientos de procesos físicos, hipótesis y observaciones, incluso, su comprensión pudiera ser simplista. Además, entre los problemas actuales de los modelos climáticos está la gran demanda de capacidad de cómputo y de la calidad de las observaciones espacio-temporales a escala de decenas de metros, sin olvidar la limitación de las leyes físicas que lo sustentan.

 

El desarrollo de nuevos modelos climáticos constituye un apoyo fundamental para mejorar la comprensión de los efectos del cambio climático, la mejora en la disminución de la incertidumbre de las predicciones y, sin duda, un avance en la creación de políticas públicas y en las acciones que debe tomar la sociedad ante nuevas alertas y nuevas predicciones antes que el destino nos alcance.

 

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en niños y adolescentes al practicar un deporte?

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

El mito de las energías eléctricas y del coche eléctrico no contaminante

Dr. Luca Ferrari

¿Se puede prevenir el nacimiento prematuro?

Dra. Alma Gámez Varela

El ilustrador ayuda a cerrar la brecha entre la ciencia y el público en general

L.P.C. Julieta Espinosa

Patentes mexicanas

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: