25.04.2021

¿Las energías limpias realmente son limpias?

Dr. Enrique González Sosa

Fotografía: Jorge Alcántara 2021

Si bien una energía limpia o verde es una opción en la lucha ante los efectos del cambio climático, las alternativas suelen diversificarse. A grosso modo, las energías limpias son aquellas que buscan un futuro sustentable, no producen o generan los mínimos efectos al ambiente. Podemos mencionar que hay diferentes visiones de ellas: energías sustentables -acceso seguro y limpio-, energías circulares -reusar, recircular, reparar y compartir- y energías inteligentes- ciudades verdes y buena calidad de vida-; todas ellas accesibles y renovables como la energía solar, eólica, biomasa, geotérmica, mareomotriz e hidroeléctrica, operables bajo el concepto de emisión cero de dióxido de carbono (CO2).

 

Si hablamos de energía hidroeléctrica como energía limpia y sus implicaciones, podemos mencionar que en siglo XX, a nivel mundial, tuvo un gran desarrollo con grandes impactos en los ciclos biogeoquímicos de los embalses, al impedir el paso de nutrientes -incluyendo fosforo (P), carbón (C), nitrógeno (N) y silicones (SI)- que naturalmente circulan en la red de ríos de una cuenca.

 

Los embalses participan en la retención de nutrientes por medio de la sedimentación o eliminación de ellos vía gaseosa, influyendo en los ecosistemas de aguas abajo y costeros; es decir, hay un antes y un después de la construcción de una presa para la generación de la energía eléctrica, concebida como energía limpia o verde.

 

En este contexto, la estimación de los efectos por la retención de nutrientes y ciclos biogeoquímicos raramente considera el impacto ambiental alrededor de las presas, y muy pocas visualiza su relación con las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por los embalses, ya que éstos funcionan como reactor en los ríos impidiendo su paso y activando el tiempo de residencia en los primeros. Por ello, es importante la relación de volúmenes de ingreso y el tiempo de residencia dentro los cuerpos de agua -tamaño-.

 

Es claro, debido al incremento de nitrógeno y fósforo por el uso de fertilizantes, que existe una alta probabilidad de eutrofización -enriquecimiento de nutrientes- y crecimiento de algas en los embalses destinados a la generación de energía hidroeléctrica -limpia o verde-, sin estimar la producción de gases de efecto invernadero debido a las reacciones que ocurren dentro los cuerpos de agua y el tiempo de residencia de los nutrientes.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial hasta inicios del siglo XXI, fueron construidas más 3700 hidroeléctricas con capacidad de generación mayor a 1 megawatt (MW), de hecho, en 2015 las presas hidroeléctricas suministraron 16.6 % de la energía en el mundo (Taylor et al, 2020). Dicho de otro modo, la generación de energía hidroeléctrica se ha sostenido por décadas como una fuente de energía sostenible o verde, no obstante, que la retención de nutrientes y su eliminación mediante los metabolismos generan gases de efecto invernadero.

 

Si bien aún es debatible el proceso, se estima una emisión por embalses de 273 Tg (teragramos) de dióxido de carbono (CO2) y de 52 Tg de metano (CH4), considerando una superficie global de los embalses de 1.5 km2 x 106 Km2. Si únicamente se considera la superficie de los embalses para la generación de energía hidroeléctrica (3.4 km2 x 106 Km2), las emisiones estimadas son de 48 Tg de CO2 y 3 Tg de CH4, teniendo en cuenta que el carbón eliminado en los embalses es transformado en gases de efecto invernadero.

 

Ante esta situación, podríamos preguntarnos ¿las energías limpias son realmente limpias?, ¿la energía hidroeléctrica es sustentable?, ¿qué tan importantes son los cuerpos de agua en la emisión de gases de efectos invernadero? y ¿cuál es su impacto en el cambio climático?

¿Qué hacer con un planeta enfermo?

Dr. Enrique González Sosa

La contrarreforma eléctrica: motivaciones justificadas, solución inadecuada

Dr. Luca Ferrari

Las vacunas contra la COVID-19

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Paisaje, ambiente y ecosistema, quebrantos por la COVID-19

Dr. Pedro J. Gutiérrez-Yurrita

Encuentros y desencuentros de lo contemporáneo en contextos históricos

Dra. Laurence Le Bouhellec

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: