CAMBIO CLIMÁTICO: HIDROLOGÍA Y SOCIEDAD

30.07.2022

La humedad del aire y el confort urbano  

Dr. Enrique González Sosa

Evaporado. Jorge Alcántara 2022

Entendemos como humedad atmosférica la cantidad de vapor de agua contenida en lo que denominamos parcela de aire, concepción teórica de un volumen -por ejemplo, un metro cúbico de aire-. La escala de medición generalmente se establece mediante la humedad relativa, la cual es la cantidad vapor de agua que podría contener la parcela de aire a cierta temperatura.

 

La humedad atmosférica es uno de los principales constituyentes del clima y el tiempo. Continentalmente, existen diferentes fuentes de vapor, principalmente los cuerpos de agua como lagos, ríos y presas, así como la evaporación del suelo, la transpiración de la vegetación y la transpiración de los seres humanos -0,6 litros por día-. La cantidad de agua proveniente de la evaporación se integra a la atmósfera y constituye la mayor parte de los gases de efecto invernadero, 97%.

 

La humedad o vapor de agua es importante en el clima porque regula la temperatura del aire, al absorber parte de radiación solar proveniente del Sol y la reflejada por la superficie terrestre. Por otra parte, entre más humedad, mayor condensación para formar la lluvia, así como mayor calor latente. Sin embargo, el crecimiento de la población ocasiona que las condiciones naturales de los flujos de vapor se modifiquen, tanto por la pérdida de vegetación y biodiversidad, como por el crecimiento de los centros urbanos, generando cambios en el clima y el tiempo debido a las alteraciones de la humedad del aire.

 

La temperatura para el confort humano, cuando no experimentamos ni sensación de frío ni de calor, está entre 20° C y 21°C. A la par, la humedad del aire debe variar en un rango de 30 % al 50% en interiores; es decir, entre mayor temperatura, menos humedad relativa. Con el crecimiento de los centros urbanos, la pérdida de vegetación, el crecimiento de la infraestructura urbana y de las vías de circulación, la humedad relativa se reduce sustancialmente ocasionando incomodidad y altos consumos de energía para la refrigeración y conservación de bienes perecederos, y la regulación de la temperatura ambiente en los interiores de los hogares y centros de trabajo. De ahí la importancia que tienen los parques y jardines en los centros urbanos.

 

Ciertamente, la composición y estructura de los parques urbanos viene a jugar un papel relevante en la humedad ambiente que se genera en esos entornos. Llega a ver diferencias en el contenido de humedad y temperatura entre un parque con césped y algunos arbustos, con otro de cobertura densa de árboles y tamaño mediano, y con aquel cubierto con grandes árboles de copa ancha. En todo caso, debido a la transpiración durante el día, la humedad generada provoca una reducción en la temperatura del entorno beneficiado a las áreas circundantes, creando así lo que podríamos llamar una «isla de confort».

 

La influencia de la «isla de confort» está sujeta al tamaño y forma del parque urbano. En su caso, en el parque principalmente conformado por césped, la temperatura llega a ser mayor durante el día -entre 1° C y 2 °C- en comparación con los parques con amplia cobertura y arboles medianos o grandes. Dicho de otro modo, la vegetación de los bosques urbanos es un elemento vital para el confort y bienestar de la población de los centros urbanos, regula la humedad y la temperatura del aire; asimismo, producen un ahorro en el consumo de energía eléctrica dependiendo del nivel de urbanización y el tamaño de la «isla de confort».

Los síntomas del inicio del descenso energético y las consecuencias para México

Dr. Luca Ferrari

¿Las patentes son realmente una medida efectiva para la innovación?

Dra. Ana Gabriela Castañeda Miranda

Paisajes verdes urbanos

Dr. Pedro J. Gutiérrez-Yurrita

El mamut lanudo del ártico

Dr. Adolfo Pacheco Castro

Lo prehispánico atrapado por el torbellino de lo moderno y lo contemporá-neo

Dra. Laurence Le Bouhellec

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: