CAMBIO CLIMÁTICO: HIDROLOGÍA Y SOCIEDAD

La funcionalidad de los parques nacionales y las áreas protegidas ante los acuerdos de la COOP21

Dr. Enrique González Sosa

 

Si bien los acuerdos firmados en París 2015 durante la convención de la COOP21, de la cual forma parte México, fueron establecidas las acciones y compromisos para limitar el incremento de la temperatura media del planeta por debajo de 1,5 °C, resta saber cuáles son las acciones específicas por ejercerse en México para cumplir con los acuerdos.

En el contexto del artículo 5.1 (texto original : ONU, FCCC/CP/2015/L.9) «les démarches générales et les mesures d’incitation positive concernant les activités liées à la réduction des émissions résultant du déboisement et de la dégradation des forêts, et le rôle de la conservation, de la gestion durable des forêts et de l’accroissement des stocks de carbone forestiers dans les pays en développement … " y por la parte concerniente con México, por su diversidad biológica y climática, los parques nacionales y áreas protegidas representan más de 0,7 % de la superficie del país (14 453 km2); son entidades fundamentales del régimen climático nacional, en sus diversas escalas; y del mismo modo, son parte de nuestra cultura e historia. Su papel regulador del clima y, su valor cultural y social generalmente es rebasado por la dinámica de la urbanización y por la fuerte presión socio-económica.

Un claro ejemplo es el Parque Nacional El Cimatario, localizado al sur de la Ciudad de Querétaro, considerado como reserva natural de 2448 ha, entre los límites de los municipios de Corregidora, Huimilpan y Querétaro, sin olvidar la otra zona colindante del norte de la ciudad -Peña Colorada, la cual también forma parte las áreas vitales en la regulación del clima urbano -. Ambas áreas, aparte de tener una fuerte presión por el crecimiento urbano, también se han visto impactadas por el incremento de la contaminación del agua y el suelo. Asimismo, los efectos del cambio climático también transforman su flora y fauna.

El Parque Nacional El Cimatario, por su ubicación y por su conformación geomorfológica, contiene tácitamente beneficios ecohidrológicos y climáticos que son poco valorados en los términos de la convención de la COOP 21, y también poco valorados en términos socio-culturales (recreación y esparcimiento, fauna y flora). Desde el punto de vista climático, los beneficios que representa por su conservación continúan siendo excluidos por falta de estrategias de conservación con bases científicas, que sean integradas en los planes de desarrollo. Por su geomorformología, el Parque tiene gradiente topográfico significativo, de más de 700 m (cresta-valle), incluso su cima podría considerarse como zona de bosque nublado durante cierta época del año, potencialmente para recuperar agua de niebla.

Independientemente de su capacidad para regular parte del clima de la Ciudad de Querétaro, en términos de la repartición de los componentes del balance hidrológico, favorece la infiltración y recarga profunda-entre 20 % de la lluvia total- y mitiga los escurrimientos superficiales, -10 % de la lluvia total- en los límites de la zona urbana. En un argumento simplificado, el cambio de uso de suelo natural-urbano modifica el albedo-cantidad de radiación solar reflejada o absorbida por el Parque Nacional El Cimatario, debido al cambio de las condiciones de superficie impactando desfavorablemente en el clima en la Ciudad de Querétaro.

Es pertinente aclarar, el albedo es la propiedad física de cualquier superficie para reflejar parte de la radiación solar recibida. Su valor oscila entre cero y uno; cero para la superficies absorbentes o cuerpos negros -agua y asfalto- y, prácticamente, uno para superficies altamente reflejantes como la nieve, un poco menor para las zonas urbanizadas, dependiendo de las características de su infraestructura. Dicho de otra manera, el albedo del Parque puede incrementarse debido a la urbanización y, por otro lado, responder como una superficie que refleja la radiación hacia la zona urbana de Querétaro -efecto espejo-, debido a la orientación y posición que tiene respecto a la ciudad, favoreciendo el aumento de la temperatura de la zona urbana y periurbana. En consecuencia y no obstante la baja valorización de su flora -huizaches, mezquites, cactus- (la cual reduce de manera importante la cantidad de radiación hacia la zona urbana porque utiliza gran parte de la energía incidente para los procesos de transpiración y fotosíntesis), la presencia de la vegetación se traduce en un incremento de humedad ambiente -vapor- resultando una reducción de la temperatura ambiente. Asimismo, la vegetación favorece la infiltración -mayor masa de raíces- y, en consecuencia, una mayor posibilidad de la recarga profunda, además de amortiguar el escurrimiento superficial.

         Así, conforme al artículo 11 (texto original: ONU, FCCC/CP/2015/L.9) «… afin qu’ils puissent lutter efficacement contre les changements climatiques, notamment mettre en oeuvre des mesures d’adaptation et d’atténuation, et devrait faciliter la mise au point, la diffusion et le déploiement de technologies, l’accès à des moyens de financement de l’action climatique, les aspects pertinents de l’éducation, de la formation et de la sensibilisation de la population, ...», sólo resta aplicar los recursos y poner en operación las acciones pertinentes para que el Parque Nacional El Cimatario -detener la deforestación y cambio de modelo en los cambios de uso del suelo- sea un acción positiva de los acuerdos de la COOP21.

¿Por qué combatir los gases de efecto invernadero?

Dr. Enrique González Sosa

Contacto:

Teléfono:

+52 442/2628967

Correo electrónico:

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Julieta Isabel Espinosa Rentería