24.06.2021

El reverdecimiento de las ciudades  

Dr. Enrique González Sosa

Fotografía: Jorge Alcántara 2021

El calentamiento global, el auge de nuevos virus y el aumento de fenómenos naturales comprometen a la población mundial, los animales y la vegetación obligándolos a transitar a una nueva adaptación en su forma de vida. A últimas fechas, la expansión del mundo conlleva a nuevos retos, a enfrentar problemas que -en su origen- no eran problemas. Tal es el caso de la última pandemia, que nos concientizó sobre la presión que ejercemos sobre la naturaleza, como la impuesta sobre los espacios verdes de las zonas urbanas, vitales para el bienestar del ser humano.

 

Otro reto es la confrontación de los daños ocasionados por las inundaciones y el aminoramiento de los impactos directos sobre la infraestructura urbana, incluyendo transporte, electricidad y redes de comunicación, ya que los desastres tienen su origen en los cambios ocasionados por el hombre, en este caso, la pérdida de los espacios verdes para ser ocupados superficies impermeables.

 

Los daños se incrementan porque las inundaciones urbanas cada vez son más frecuentes, intensas y, de mayor impacto y envergadura; por tal razón, los espacios verdes en centros urbanos densamente poblados tienen un rol fundamental en el ciclo hidrológico urbano, ya que el aumento de superficies impermeables quebranta el ciclo del agua, su sustentabilidad y resiliencia.

 

La infraestructura verde balancea el ciclo hidrológico urbano, favorece el hábitat de la vida salvaje y regula el clima al reducir la temperatura por el aumento ocasionado por los efectos de la isla de calor. La infraestructura verde -todo tipo de espacio verde para retener agua: parques, jardines, espacios húmedos, canales o zanjas permeables- se refiere a las conexiones de grandes espacios o a las interconexiones lineales -camellones, jardines, banquetas- para regular los escurrimientos y mejorar la calidad del agua.

 

La infraestructura verde es de gran importancia porque reduce los daños del hábitat urbano, provocados por los cambios inducidos en los ecosistemas en ciudades densamente pobladas. Ante este escenario, se debe gestionar y planear el crecimiento de espacios e infraestructura verde en forma sostenible, ya que muchos de los grandes espacios verdes se localizan en la periferia de las ciudades y sólo algunos aislados se ubican en el corazón de ellas.

 

Es vital e importante diseñar y construir una cantidad suficiente de espacios verdes -estructuras, tanques de cosecha de agua de lluvia, tanques de almacenamiento- y plantar árboles que sean efectivos para reducir los excedentes de los volúmenes de escurrimientos generados por la impermeabilización urbana, ya que actualmente representan un reto para la sustentabilidad de las ciudades densamente pobladas.

 

También, deben crearse estrategias y políticas públicas sobre infraestructura verde a fin de que los tomadores de decisiones gestionen un desarrollo sostenible y de bienestar para mejorar la calidad de vida de población urbana. Aunque el concepto de infraestructura verde es reconocido en algunos países, aún se le da poca importancia en países medianamente industrializados, por lo que es necesario entender que el reverdecimiento de las ciudades es un camino para resolver parte de los problemas fundamentales del planeta, el bienestar y calidad de vida de la población urbana.

Conceptos importantes para evitar la pérdida de la audición en los niños

Dr. Carlos M. Arróyave Hernández

Mas alla de la dicotomía petróleo-renovables: cambiar el sistema evitando el colapso

Dr. Luca Ferrari

Encuentros y desencuentros de lo contemporáneo en contextos históricos

Dra. Laurence Le Bouhellec

Paiajes, ambiente y ecosistema, quebrantos por la COVID-19

Dr. Pedro J. Gutiérrez-Yurrita

Los Cisnes Negros de la naturaleza

Dr. Enrique González Sosa

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: