CAMBIO CLIMÁTICO: HIDROLOGÍA Y SOCIEDAD

03.12.2022

Cuando llega la calma, viene la tormenta

Dr. Enrique González Sosa

Fotografía: Jorge Alcántara

Después de vivir una larga sequía o retardo en la disponibilidad de agua por escases de lluvia, así como descensos significativos en los niveles de los ríos y en el contenido de la humedad del suelo -provocado pérdidas en la agricultura y el transporte, y favoreciendo incendios forestales en muchos lugares del planeta-, ahora deseamos que deje de llover porque no sabemos qué hacer con tanta agua para aligerar las consecuencias catastróficas provocadas por las lluvias intensas.

 

Copernicus Climate Change Service (C3S) de la Unión Europea reportó que el verano de 2022 fue el más cálido desde 1881, en cambio, Pakistán estuvo marcado por lluvias intensas (+243 % arriba de la media histórica) produciendo inundaciones con afectaciones a millones de habitantes y 1300 pérdidas de vida. Dicho de otra manera, primero la naturaleza se esfuerza por preservar la vida en el planeta, como también lo hace la vegetación regulando su consumo de agua para sobrevivir.

 

Ante estas condiciones climáticas, quedamos atónitos ante lluvias no presentes en la memoria social; nunca las habíamos presenciado o bien aún no estaban en los registros hidroclimáticos históricos. Probablemente sea lo menos relevante, es parte de la naturaleza misma, lo realmente significativo es la cantidad de lluvia.

 

Los registros en diferentes partes del mundo indican lluvias récords más allá de los 500 mm (500 Lm-2 o 0,5 m-3) con duración de algunas horas. Una forma menos alarmista, es decir lluvias intensas en 24 horas: «el tifón Nanmandol arrojará en la isla de Kiushu entre 400 y 600 mm en 24horas». Siendo los casos llamativos, cuando la lluvia oscila entre 100 y 200 mm h-1 (100-200 L m-2).

 

¿Cómo debemos reaccionar ante esa enorme cantidad de agua producto de lluvias intensas?, ¿dejarla circular con repercusiones graves, almacenarla para mitigar las inundaciones o utilizarla para riego o consumo? Seguramente, este tipo de eventos intensos y de corto periodo de tiempo generan volúmenes de agua importantes en centros urbanos superando la capacidad de los sistemas de desalojo de aguas pluviales. Por otra parte, la intensidad de la lluvia también rebasa la capacidad de infiltración del suelo -flujos hortonianos- generando escurrimientos superiores a la capacidad hidráulica de los ríos, desbordándolos.

 

Sin embargo, dicha agua habríamos de aprovecharla para satisfacer demandas a futuro. Entre las diferentes acciones para gestionar esos excedentes temporales o recurrentes, como lo dejan ver los efectos del cambio climático, está la infraestructura verde, la cual también está constituida por los parques urbanos multifuncionales, que al mismo tiempo sirven para preservar los volúmenes y, ofrecer bienestar y salud. Su multifuncionalidad se establece porque sirven como espacios reguladores de almacenamiento y de puntos de recarga de acuíferos.

 

Dicho de otro modo, los tomadores de decisiones y las leyes de ordenamiento deben puntualizar las zonas de reserva para parques urbanos multifuncionales, antes de que los cambios de uso de suelo ocupen espacios vitales para preservar el bienestar y la calidad de vida de la población de ciudades altamente urbanizadas.

Las croquetas anticoncepti-vas para perros

Dra. Sheila Iraís Peña Corona

Áreas Naturales Protegidas: esenciales para la salud y nuestro futuro

Dra. Ana Gabriela Castañeda Miranda

Un oasis en el desierto digital: la experiencia de un museo de historia natural

Dr. Adolfo Pacheco Castro

El conflicto Rusia-Ucrania: un paso más hacia un mundo multipolar y la desglobaliza-ción

Dr. Luca Ferrari

Encuentros y desencuentros de lo contemporá-neo en contextos históricos

Dra. Laurence Le Bouhellec

Contacto:

TELÉFONO:

+52 442/2628967

CORREO ELECTRÓNICO: 

contacto@revistaserendipia.com

revista.serendipia@gmail.com

Síguenos en: